1060908 24947359 Los biocidas se definen como sustancias activas y preparados que contienen una o más sustancias activas, presentados en la forma en que son suministrados al usuario, destinados a destruir, contrarrestar, neutralizar, impedir la acción o ejercer un control de otro tipo sobre cualquier organismo nocivo por medios químicos o biológicos.

Los biocidas están regulados por la Directiva 98/8/CE, del Parlamento Europeo y del Consejo, relativa a la comercialización de biocidas, la cual armoniza en el ámbito europeo la legislación sobre estos productos. A nivel nacional la Directiva 98/8/CE, se ha incorporado al ordenamiento jurídico nacional mediante el Real Decreto 1054/2002, de 11 de octubre, por el que se regula el proceso de evaluación para el registro, autorización y comercialización de biocidas.

Los biocidas se clasifican en 23 Tipos de Productos. Entre ellos se incluyen los desinfectantes utilizados en los ámbitos de la vida privada y de la salud pública, los conservantes de la madera, insecticidas, caricidas, rodenticidas, repelentes, conservantes, desinfectantes de superficies, anti-incrustantes, etc.

Estos productos no están destinados para su uso en, sobre o parte de las plantas, sino que son utilizados por los consumidores y profesionales para combatir parásitos tales como cucarachas, termitas, hormigas, mosquitos y roedores, entre otros.

Los biocidas están sometidos a una evaluación del riesgo para decidir a si pueden ser utilizados sin riesgo indebido para las personas, a los animales o el medioambiente.

En la etiqueta en un producto aprobado/autorizado contiene e informa sobre los consejos sobre la salud y la seguridad asociados al producto. Si se siguen las recomendaciones indicadas en la etiqueta del producto, no esperaríamos que se experimentas en efectos nocivos después del uso de un producto autorizado.